Mx home Cancelar envío Envía a un amigo Imprime este mail Contáctanos
 

Boletín Internacional
>Enero 2004

>Abril 2004

Artículos de Interés
> Análisis de las Principales Condiciones Regulatorias en el Ámbito Mundial en Materia de Gobierno Corporativo.

> Los Derechos de las Minorías en las Sociedades Anónimas.

Documentos de Análisis
> Consejo Corporativo de Alta Efectividad
Capitulo 1. Antecedentes

 

 
No.1 l Mayo 2004
 
Home
 

Documentos de análisis

Consejo Corporativo de Alta Efectividad
Capitulo 1. Antecedentes

  Por Guillermo Cruz

>Versión PDF


Objetivo del Tema
Bajo este punto se analizan diversas condiciones que típicamente se
han presentado en diferentes fracasos corporativos, tanto la referente
a la información, como a las distintas condiciones de presión, en que
se ve inmersa la administración para reflejar cifras del mayor optimismo
posible. Además, en esta etapa inicial del libro se dan los antecedentes
y razones que dan pie a la definición e implementación de una participación con alto rendimiento de los Comités de Auditoría y al ejercicio de una práctica eficiente de gobierno corporativo a través del Consejo de
Administración.

Como un distintivo especial de este libro, se hace énfasis en la visión
de negocios que debe mantener el Comité de Auditoría en el cumplimiento
de sus responsabilidades.

1.1 Condiciones que Inciden en la Insuficiencia de
Gobierno Corporativo


Las diferentes experiencias de fracasos corporativos que oímos
frecuentemente, nos han hecho pensar en lo débil de ciertas creencias
y paradigmas en los cuales se fundamentaba la labor de dirección y
liderazgo. De hecho, constantemente tenemos casos de empresas que
pierden sumas importantes, se van a la quiebra o son sancionadas por
presentar alguna de las siguientes situaciones:

Falta de una opinión independiente sobre la marcha del negocio

Un común denominador en los casos de fracasos corporativos, lo
constituye la falta de una opinión independiente y suficiente sobre los
riesgos y condición que guardan los diferentes procesos de negocio. Se
refiere a la necesidad de contar con la opinión de un profesional distinto
al responsable operativo, opinando sobre el nivel de riesgos y condición
en que se desarrolla el negocio. Este tipo de opiniones en la mayoría de los casos identifica condiciones que no son susceptibles de identificación
oportuna, pues el responsable operativo busca todas las alternativas
posibles para corregir desviaciones que tradicionalmente han sido
ocasionadas u originadas por decisiones tomadas por el mismo responsable.

No se puede soslayar que en muchos casos, el auditor externo recibe
presiones de la entidad para adecuar los comentarios a fin de expresar
opiniones e impresión a los accionistas que no los ahuyente, sino por
el contrario los atraiga o al menos no les invite a replantear la viabilidad
de su inversión.

Insuficiencia de información/revelación de los estados financieros
de la compañía

En los procesos de negocio existen distintos riesgos latentes que pueden
no ser percibidos ni monitoreados a través de la información financiera.
Tenemos muchos ejemplos de ello, entre lo más común toquemos aquellos casos de procesos que son diseñados bajo un ambiente familiar que implica y requiere de la presencia del dueño o de su personal allegado de la más alta confianza, o de aquellos procesos que han evolucionado de tal manera que son dependientes de un ejecutivo que monitorea e impulsa su gestión; evidentemente en ambos casos el proceso se diseñó con base en las personas y no buscando una operación autocontrolable y de gran permanencia. Los riesgos sólo se reflejan en los estados financieros hasta que éstos se empiezan a materializar; lamentablemente, su materialización puede ser repentina o podemos no hacer caso oportuno a las tendencias negativas tratando de justificarlas u ocultarlas.

Adecuación de cifras por parte de la administración para reflejar el mejor nivel de gestión posible
La gerencia de la empresa en ocasiones tiene diferentes criterios
contables para reflejar una misma situación, siendo humanamente
comprensible reconocer que la selección del criterio se ve orientada por
el deseo de la administración de obtener reconocimientos económicos
y sociales inmediatos; esto es, se tomará la opción que dibuje de mejor
manera su gestión. Se debe reconocer que la administración tiene
tradicionalmente una visión y objetivo de corto plazo (de uno a cinco
años), pues en este tiempo es que tienen un reconocimiento económico
en la empresa y, después de este plazo, en muchos de los casos se
reubica en otra corporación. Los accionistas por el contrario, buscan
un negocio con visión de largo plazo, estando dispuestos a sacrificar
muchas veces, la utilidad del corto plazo por la necesidad de un negocio
estable, seguro y permanente.

Sobreestimación del alcance de la auditoría externa
Aun cuando el dictamen de la auditoría externa se trata de una opinión
sobre la razonabilidad de los estados financieros, se llegó a pensar que
este dictamen garantizaba que no se tendrían sorpresas de malos manejos o fraudes. Hoy sabemos claramente que esto no es así. La auditoría externa sigue siendo muy importante, pero es claro que requiere ser complementada con un estudio completo de los procesos del negocio que facilite una visión integral de los riesgos y controles presentes y que den a la administración una verdadera posibilidad de orientar de manera eficiente y segura el negocio, evitando sorpresas fuera de control.

Consejeros sin participación real
Otro paradigma es el pensar que la presencia de grandes empresarios
en el más importante foro corporativo, por sí misma aseguraría la buena
marcha del negocio. Aun cuando hay sus excepciones, hoy tenemos
que reconocer que en la mayoría de los casos se trataba de una reunión
de empresarios de gran reconocimiento que llegan a escuchar información
limitada en tiempos excesivamente cortos y sin antecedentes previos.
Ello, en muchos casos, impide o limita una participación efectiva, por
lo que es frecuente observar Consejeros pasivos que tradicionalmente
no cuestionan la gestión de la empresa, manteniendo su relación a través
de expresar su conformidad y aval con el desarrollo corporativo. De hecho
se cumple con la figura y el requisito jurídico, sin lograr sensibilidad acerca
de la importancia de este foro, que con una gestión activa, implique el
aprovechamiento máximo de la experiencia empresarial de los consejeros.

Comités de Auditoría sin influencia organizacional ni valor agregado
En muchos casos se ve al Comité de Auditoría como un requisito previsto
en la ley y sorprendentemente se limitan sus reuniones a las menos
posibles y con roles absolutamente limitados. Ello nos evidencia la falta
de definición y sensibilización sobre el tipo de retroalimentación y
contribución que puede lograrse de un organismo independiente a la
administración, con libertad de acceso y preocupación legítima sobre el
buen desempeño del negocio.

Lo que tradicionalmente se encuentra son foros que son implementados
de manera económica por la auditoría interna de la empresa y presididos
por un alto directivo; manteniendo como objetivo principal de ese foro,
darle seguimiento a los esfuerzos de auditoría externa y auditoría interna.
En su mayoría la auditoría interna no depende de este Comité, así como
tampoco depende de este Comité la contratación de auditores externos.

1.2 Crisis del Control Corporativo

¿Se puede pensar que el caso Enron ha sido una situación verdaderamente excepcional? ¡No! Desafortunadamente este tipo de casos se ha presentado frecuentemente, algunas veces con más o menos publicidad pero en realidad éstos han estado permanentemente presentes. Este es sólo un ejemplo más de la ausencia de un adecuado control corporativo en el que se ve sumida la mayoría de las empresas en el mundo.

Respecto a México, esto no es algo fuera de contexto. Por el contrario,
es algo que ocurre de manera permanente entre las empresas del país,
evidentemente sin la publicidad que es posible generar en la sociedad
norteamericana.

Lamentablemente en el mundo empresarial, tanto en México como
en el extranjero, existe un buen número de prácticas que han resultado
frecuentes y que impiden una adecuada prevención por parte de los
consejeros y accionistas, y han motivado importantes fracasos empresariales. Entre ellas tenemos principalmente:

• Sobreestimar cargos por reestructuras para satisfacer utilidades
estimadas futuras
• Castigos inapropiados
• Acumular reservas o provisiones en exceso en buenos tiempos para
aplicarse en periodos menos favorecidos
• Reconocimiento prematuro de ingresos
• Inadecuado diferimiento de gastos
• Mal uso del concepto de materialidad para manipulación contable
• Ocultamiento de pérdidas o bajas en los márgenes de rentabilidad
• Prácticas de crédito y tesorería inseguras – sin control
• Inadecuado proceso de cobranza y alta inmovilización
• Estrategia de negocio equivocada e inconsistente con la práctica de
negocio
• Implantación y/o funcionamiento de procesos ineficientes, duplicados,
costosos, obsoletos

Entre algunas de las condiciones o circunstancias de riesgo que
principalmente motivan la alteración de cifras, se tienen:

Inadecuada estabilidad financiera, por amenazas económicas de
la industria o de las condiciones operativas de la entidad, tales como:

• Disminución de márgenes con alto grado de competencia o saturación
• Alta vulnerabilidad por cambios rápidos
• Disminución de la demanda de clientes y aumento de fallas en el
negocio
• Pérdidas operativas con amenaza de bancarrota
• Frecuente flujo de efectivo negativo, reportándose utilidades
• Crecimiento inusual de utilidades no comparable con el mismo tipo
de compañías

Excesiva presión en la gerencia para cumplir requerimientos o
expectativas de terceros, debido a:

• Tendencias de utilidad esperada agresivas o poco realistas
• Necesidad de obtener líneas de crédito adicionales
• Bajas capacidades de pago de amortizaciones e intereses

Ingresos de directores y gerencia amenazados o proporcionales
al desarrollo de la empresa:

• Alta concentración de ingresos dependiendo del desempeño de la
empresa
• Montos importantes en bonos especiales sobre utilidades y opciones
sobre acciones
• Avales o garantías personales sobre deudas contraídas por la entidad

Naturaleza de las operaciones de la empresa susceptible de fraude:
• Asignación de facultades sin límites o con límites en exceso a lo requerido
• Tramos de control excesivos (registro, custodia, autorización,
disposición-usufructo)
• Transacciones con partes relacionadas no auditadas
• Registros basados en estimaciones subjetivas o difíciles de corroborar
• Transacciones complejas o inusuales especialmente aquellas de cierre
de ejercicio
• Cuentas de bancos significativas en paraísos fiscales sin una
adecuada justificación de negocio

Inadecuado monitoreo de la Dirección:
• Administración dominada por una persona o grupo de personas sin
contar con controles compensatorios
• Inefectividad del Consejo y/o Comité de Auditoría para evaluar los
estados financieros e infraestructura de control interno
• Alta rotación de la dirección
• Estructura organizacional compleja sin líneas claras de responsabilidad
• Sistemas de contabilidad e información poco efectivos y con un alto
ingrediente manual en la elaboración de reportes

Actitud de la dirección y gerencia:
• Inadecuadas prácticas y comunicación de la ética en los negocios
• Preocupación excesiva por la aplicación de principios contables
• Historia conocida de regulaciones no cumplidas por parte de miembros de la gerencia y dirección
• Excesivo interés de la gerencia en mantener e incrementar el valor de
la acción
• Interés de la gerencia por utilizar medios inapropiados para minimizar carga fiscal
• Insistencia en aplicar una contabilidad inapropiada, justificándolo bajo la base de materialidad
• Constantes gestiones de la administración de la empresa con el auditor para influenciar en alcance, muestra y opinión
• Inadecuada segregación de funciones, facultades ilimitadas y facilidades para la apropiación de activos
• Poco valor a la implantación y funcionamiento de mecanismos de
control corporativo, manteniendo actitudes de insatisfacción y crítica
hacia los mismos
• Cambios en los niveles de vida incongruentes con los ingresos percibidos

Como ejemplo de las circunstancias que se han presentado en todos
los giros de negocio, a continuación nos permitimos una breve descripción
de casos que, por la importancia de las empresas y por sus efectos
negativos en los mercados internacionales, han tenido una publicidad
de alcance mundial. Al comentar estos casos, también se indican de
manera sucinta las acciones de control o evaluación que, de haberse
presentado, pudieron haber prevenido o detectado anticipadamente
las circunstancias contrarias a los objetivos de negocio:

1.2.1 Caso Barings

Descripción del caso Durante 11 años un trader considerado una estrella de la oficina de Singapur, de solamente 28 años, Nick Leeson, ocultó
pérdidas en contratos de futuro
en el mercado japonés
Monto 1.4 billones de dólares
Fecha Febrero de 1995
Condiciones -Controles ausentes o insuficientes • Distintos niveles para autorización
de operaciones
• Segregación de funciones entre front office y back office
• Grabación de transacciones y autorización de clientes
• Supervisión periódica
• Realización de una auditoría interna suficiente
Principales consecuencias Desaparición del banco, desempleo y pérdida en el valor de las acciones, originando afectación patrimonial a miles
de accionistas

1.2.2 Caso New York Life

Descripción del caso Incumplimiento de condiciones ofrecidas a los clientes en pólizas. Inadecuada definición de escenarios. Retrasos en pago de pólizas
Monto 65 millones de dólares
Condiciones -Controles ausentes o insuficientes • Diseño de productos sin una adecuada validación de escenarios
• Inadecuada definición de procesos
operativos de soporte
Principales consecuencias Pérdida importante de participación en mercado a nivel mundial
Descrédito en el mercado de seguros, falta de confianza
Mayor regulación
Afectación de tres millones deasegurados

1.2.3 Caso de Bancos Japoneses en Crisis Financiera

Descripción del caso Los principales bancos japoneses
informaron de una cantidad
importante de créditos que se
mostraban en dificultad de pagos
Monto 400 millones de dólares
Fecha Agosto de 1995
Condiciones -Controles ausentes o insuficientes • Falta de seguimiento financiero de las instituciones
• Insuficiencia de controles en los procesos de otorgamiento y administración de créditos
• Seguimiento y distribución de riesgos de crédito
Principales consecuencias

Desaparición de bancos japoneses de menor escala, desempleo, devaluación del yen, pérdida en valor de acciones, afectación patrimonial a miles de accionistas y población en general
Se intensificó revisión de bancos extranjeros en Estados Unidos
Se afectó cotización del mercado de bonos del tesoro de los Estados
Unidos (el cuatro por ciento se encontraba en poder de los bancos japoneses)

1.2.4 Caso de Daiwa Bank

Descripción del caso Por 11 años se falsificaron documentos para ocultar pérdidas de la oficina en NY por
ventas de bonos, propiedad del banco y de clientes, sin contar con las autorizaciones expresas
Monto 1.1 billones de dólares de quebranto y $340 millones de dólares de multa
Fecha Febrero de 1995
Condiciones -Controles ausentes o insuficientes • Falta de segregación entre front y back office
• Vigilancia en el cumplimiento de controles existentes
• Falta de seguimiento financiero de las instituciones
• Incumplimiento en supervisión y autorización de transacciones
• Falta de conciliación de transacciones por terceros
• Insuficiencia de revisiones de auditoría o control interno
Principales consecuencias Reducción de operaciones en EUA, especialmente en Nueva York Incremento de revisiones en bancos extranjeros
Reducción en el valor de la acción con afectación en miles de accionistas

1.2.5 Caso de Salomon Brother

Descripción del caso Salomon Brother anuncia una provisión antes de impuesto para cubrir años de errores contables
Monto 217 millones de dólares
Fecha Diciembre de 1994
Condiciones -Controles ausentes o insuficientes • Conciliación diaria de cuentas por persona distinta a la responsable
• Falta de segregación de funciones entre operación y contabilidad
• Falta de revisiones de auditoría interna
Principales consecuencias Reducción en el valor de la acción con afectación en miles de accionistas. El valor de la acción bajó de 53 a 36 dólares

1.2.6 Caso de Enron

Descripción del caso Ocultamiento de deudas y registro de utilidades mayores a las reales, a efecto de generar un mayor flujo de efectivo y mantener confianza de inversionistas. Inadecuada aplicación de principios contables, alterando de manera intencional las cifras del negocio, manteniéndose
ventas de acciones, bonos a ejecutivos
bajo una perspectiva financiera incorrecta
Monto 508 millones de dólares
Fecha Diciembre de 2001
Condiciones -Controles ausentes o insuficientes • Evaluación de principales criterios contables por tercero independiente
• Revisión, conciliación y documentación clara de pasivos
• Insuficiente auditoría interna
Principales consecuencias Bancarrota de la empresa
El valor de la acción se vio afectado significativamente de una cotización en septiembre de 2000 por 82.00 dólares a una en enero del 2002 de 0.67 dólares. Esto implicó una pérdida de valor del 99.2 por ciento del título, quedándose sin empleo 4,000 personas e implicando
pérdidas para miles de accionistas por alrededor de 70 millones de activos
Descrédito de principales firmas de contadores públicos
Incremento en supervisión de empresas y firmas de auditores
Nuevas regulaciones de control y gobierno corporativo

1.2.7 Caso de WorldCom

Descripción del caso Se violaron algunas reglas de preparación de la información financiera. Años de bonanza que acostumbró a los accionistas a recibir resultados positivos, poco
volátiles y en línea con las expectativas planteadas. Planes de compensación de ejecutivos basados en resultados de corto plazo
Monto 3 mil 800 millones de dólares
Fecha Julio de 2002
Condiciones -Controles ausentes o insuficientes • Evaluación de principales criterios contables por tercero independiente
• Revisión, conciliación y documentación clara de pasivos
• Insuficiente auditoría interna
Principales consecuencias Bancarrota de la empresa
Respecto al valor de su acción, pasó en marzo de 1999 de 59.04 dólares a junio del 2002 a 0.83 dólares, esto es, perdió el 98.6 por ciento de su valor. Se quedaron 12,700 personas sin empleo
Caída de 4.6 por ciento del indicador Dow Jones

1.2.8 Caso Merck

Descripción del caso Por tres años se registraron ventas inexistentes de su filial médico
Monto 12,400 millones de dólares
Fecha Junio de 2001
Condiciones -Controles ausentes o insuficientes • Revisión, conciliación y documentación clara de ventas
• Insuficiente auditoría interna o revisión de tercero independiente
• Cruce de ventas con análisis y seguimiento del inventario, cuentas por cobrar y cuentas de filiales
• Evaluación de principales criterios
contables por tercero independiente
• Cruce de ventas con comportamiento del costo de producción
Principales consecuencias Incertidumbre en el mercado de valores
Afectación sólo del 6.8 por ciento en valor de la acción, dado que aparentemente no tuvo efecto en ganancias registradas

1.3 Antecedentes de los Comités de Auditoría


Por muchos años, los Comités de Auditoría han tenido un rol importante
en las responsabilidades de supervisión directiva. De hecho los Comités
de Auditoría han sido requeridos desde hace mucho tiempo; en particular las compañías listadas en la New York Stock Exchange tienen esta obligación desde 1978 y han sido promovidos por la Securities and
Exchange Commission desde 1940.

La importancia de este Comité para lograr el gobierno corporativo
ha sido realzada últimamente por diversas autoridades en todo el mundo, así como por organismos profesionales. Entre ellos están en EUA la Treadway Commission, the General Accounting Office, the American Law Institute, the Public Oversight Board, the AICPA and Congress, y en México la Ley de Valores y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Particularmente, Arthur Levitt - SEC Committee Chairman, en septiembre
de 1998, solicitó a la National Association of Securities Dealers de la Bolsa de New York, que integrara el “Blue Ribbon Committee on Improving the Effectiveness of Corporate Audit Committees”. Su reporte se emitió en febrero de 1999 y a partir de entonces se han promulgado un sinnúmero de declaraciones y propuestas que facilitan la implantación de las mejores prácticas previstas en ese reporte.

Es justo observar que las expectativas que se tienen respecto a la
participación efectiva de los Comités de Auditoría es sumamente alta,
para ello es necesario que los consejeros y miembros de los Comités de
Auditoría se hagan llegar de información específica sobre las acciones
y mejores prácticas específicas, que se deben aplicar a fin de lograr un
proceso de participación sencillo pero eficiente y de alto valor
agregado.

Responder a altas expectativas definitivamente requiere una clara
visión de la empresa y del tipo de respuesta específica que ésta requiere. Esta visión debe ser la especie de brújula que guíe las acciones del Comité y permita decidir entre los asuntos que se deben retomar y aquellos que deben desecharse por su poca importancia, riesgo o impacto en los intereses de la organización.

El tipo y alcance de responsabilidades que enfrentan los Comités de
Auditoría, su presidente o sus miembros, puede variar de una empresa
a otra, dependiendo de las circunstancias específicas de la empresa.

En México se da a conocer en 1999 el denominado Código de Mejores
Prácticas, mismo que se hace exigible a las empresas que cotizan en bolsa a través de la Ley de Valores - artículo 33. Según estadística dada a conocer por la CNBV a mediados del 2002, el 74 por ciento de las compañías cumplen más del 61 por ciento de los principios contenidos en ese código siendo, año con año, mayores los porcentajes reportados.

Visión de negocios
De manera especial, es importante hacer notar que la transformación
principal del Comité de Auditoría la constituye la integración de una
visión clara de negocio. No basta implantar metodologías de mejor
práctica internacional, se requiere también un conocimiento profundo
y experiencia de cómo operar el negocio y en dónde están sus verdaderos secretos de éxito. Tradicionalmente, esta experiencia la reúne la figura del Presidente de Comité y/o sus miembros, y es complementada por mejores prácticas internacionales y un grupo de soporte que haga posible la identificación y análisis suficiente de información crítica.

1.4 Antecedentes del Gobierno Corporativo
(Corporate Governance)

Entendemos por Gobierno Corporativo aquel mecanismo de la asamblea
de accionistas que sirve de contrapeso y guía a la administración del
negocio a fin de asegurar niveles de eficiencia adecuados y garantizar
calidad, oportunidad y adecuada diseminación de información sobre
las condiciones financieras y operativas de la empresa.

A través del buen gobierno corporativo, los intereses se alinean, las
responsabilidades se distribuyen, los conflictos se identifican, se dan a
conocer, se les da seguimiento y se resuelven.

El concepto de gobierno corporativo que están evaluando las autoridades, parece ser la iniciativa más importante, ya que plantea un consejo de administración activo, que a través de comités, como el de Auditoría (principalmente), mantiene una estrecha supervisión de la administración de la empresa.

El manejo del gobierno corporativo de ninguna manera implica una
doble administración sino por el contrario, una administración fortalecida
que cuenta con un proceso de seguimiento, asesoría y soporte respecto
al desarrollo y resultado de la empresa.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD
por sus siglas en inglés) emitió en mayo de 1999 sus principios de gobierno corporativo y, en términos generales, dice:

El marco de gobierno corporativo de una empresa debe:
• proteger a todos sus accionistas y asegurar un trato equitativo para
todos ellos, inclusive minoritarios y extranjeros
• reconocer los derechos de los terceros interesados
• revelar de manera precisa y oportuna los asuntos importantes que
incidan en el logro de los objetivos del negocio
• ser un guía estratégico y efectivo, monitoreando la administración
de la empresa

El código de mejores prácticas, emitido por el Consejo Coordinador
Empresarial, está inspirado y toma su esencia en la disposición del OECD.

Las funciones específicas de los miembros del consejo difieren de
acuerdo con las leyes de cada país, así como de los estatutos de cada
compañía, sin embargo, prevalecen algunos de los siguientes puntos:
• Revisión y dirección de la estrategia corporativa, los planes de acción
principales, la política de riesgos, los presupuestos anuales, los planes
de negocio, establecimiento de los objetivos de desempeño de los
equipos de dirección, monitoreo del desempeño corporativo, supervisión
de gastos mayores, inversiones y desinversiones
• Selección, compensación, monitoreo, reemplazo de ejecutivos clave y
supervisión de los planes de sucesión
• Revisión de remuneraciones de ejecutivos clave y de los miembros del
consejo, asegurándose que la nominación de estos últimos sea formal
y transparente
• Supervisión y arbitraje de conflictos de interés de la alta dirección, de
miembros del consejo y accionistas, incluyendo uso indebido de los
activos de la compañía y abuso de transacciones entre partes relacionadas
• Aseguramiento de la integridad de los sistemas de información
contable y financiera de la empresa, incluyendo la auditoría externa
• Asegurar una infraestructura de control interno suficiente y adecuada
a las necesidades de la organización, garantizando una administración
y control efectivo del riesgo
• Implantar un Comité de Auditoría que asegure prácticas efectivas de
gobierno corporativo, que permitan la adecuada supervisión de la
administración de la empresa
• Conocer y supervisar la adecuada documentación de procesos y sus
niveles de cumplimiento
• Supervisar los niveles de cumplimiento regulatorio
• Asegurar un proceso suficiente y correcto de revelación de información
al interior y exterior de la empresa

Pudiera pensarse que los consejeros no tienen el tiempo suficiente y en
muchos casos la información y metodología para cumplir con estas
responsabilidades, por eso es de suma importancia que los consejeros
implanten y soporten el funcionamiento de un Comité de Auditoría que
cuente con la participación de un grupo de profesionales en la materia
que asegure y facilite el buen desempeño de las responsabilidades,
haciendo sencillo el conocimiento y seguimiento de asuntos por parte
de los consejeros.

El Gobierno Corporativo implica tener a los dueños, directores y
personal trabajando juntos por el buen desarrollo de la empresa.


1.6 Razón de Existir del Gobierno Corporativo

Es importante reconocer cierta tendencia de los directores generales
(CEO’s) en participar y ser los promotores de organizaciones que tengan un resultado de corto plazo, mientras que los inversionistas
tradicionalmente buscan un negocio estable, productivo y de largo
plazo. El gobierno corporativo existe para mediar intereses y sacar el
mayor beneficio de ambas posiciones, las cuales no son excluyentes en
sí mismas.

Los objetivos corporativos en los que existe una posición de conflicto
natural entre la administración de la empresa y los accionistas,
tradicionalmente son los siguientes:

• Quién y cómo se mantiene el control de la empresa y cuál es el
verdadero marco de medición respecto a eficiencia o efectividad del
negocio
• Cuál es la estructura y naturaleza de capital, inversiones de activo y
pasivos que se deben mantener
• Rentabilidad que debe esperarse en este ejercicio versus rentabilidad
de futuros ejercicios
• Cómo debe compensarse a la gerencia y dirección
• Nominación de directores
• Cuáles son los derechos de los accionistas y consejeros,
principalmente respecto a la administración del negocio

A continuación se ilustra la relación entre Administración, Consejo
(Gobierno Corporativo) y Accionistas:

El triángulo del gobierno corporativo nos permite identificar claramente
las distintas interrelaciones entre los Accionistas, el Consejo y la
Administración de la empresa.

Quién gobierna y cómo
Debemos ser claros en una cosa: los inversionistas son dueños y los
directores y gerentes trabajan para los dueños. Entre los directores
generales (CEO’s) no hay quien no aprecie lo importante que significa
la lealtad de inversionistas de largo plazo, pero la pregunta es: ¿qué tan
leal es la administración hacia los accionistas? ¿Son todas las decisiones
que toman los directores y gerentes animadas por el deseo de incrementar el valor de las acciones? Si esto no es así, entonces los directores y gerentes de la empresa tiene un objetivo equivocado.

Un buen gobierno corporativo en sí mismo adiciona valor al desarrollo
de corto plazo en la compañía y al mismo tiempo genera mayores
elementos de valor en el precio de la acción. Así mismo, un buen gobierno
corporativo identifica y reduce aquellas posibilidades de que se presenten
riesgos de eventos negativos que limiten o reduzcan el logro de objetivos
de negocio.

Capítulo 1 del libro Consejo Corporativo de Alta Efectividad.

Experiencias de éxito para un comité de auditoría con valor agregado, publicado por Jesús Cevallos y Guillermo Cruz. Mediación y resolución de conflictos

 

Guillermo Cruz
Socio de Deloitte
Responsable de los servicios de Gobierno Corporativo

Si tienes alguna duda o quieres conocer más cerca de este tema, pregúntale directamente a Guillermo Cruz.


Inicio
       
Seguridad l Legal l Privacidad
   
 
Copyright © 2004 Galaz, Yamazaki, Ruiz Urquiza, S.C. Todos los derechos reservados.
Envía por mail este magazine
Cancelar esta suscripción
Imprimir la versión en texto de este boletín
 
Deloitte Touche Tohmatsu es una asociación suiza y, como tal, ni Deloitte Touche Tohmatsu ni ninguna de sus firmas miembro tienen responsabilidad sobre las acciones u omisiones de las demás. Cada firma miembro es una entidad legal separada e independiente operando bajo los nombres "Deloitte", "Deloitte & Touche", "Deloitte Touche Tohmatsu", o cualquier otro nombre relacionado. Los servicios profesionales son proporcionados por Galaz, Yamazaki, Ruiz Urquiza, S. C., y no por la asociación Deloitte Touche Tohmatsu.